Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Abrazar nuestra historia

Video: ¿Qué nos pasó? – Producción: TV Cámaras

El viernes 22 de febrero de hace un año el derribo del edificio Mónaco en Medellín, antigua residencia del narcotraficante y jefe del Cartel de Medellín, Pablo Escobar, hizo ruinas lo que ya era ruinas.

Pero esta historia no empezó aquella mañana de viernes. Un año atrás nos sumamos con #grupotrebolcomunicaciones a la invitación del alcalde Federico Gutiérrez a trabajar, con su equipo, en crear una iniciativa que propusiera una mirada crítica y reflexiva al pasado, ese que sigue presente entre nosotros para trabajar con la ciudad de manera articulada en una iniciativa que aporte a una transformación cultural.

Aquí, se unieron voluntades en alianza público-privada para hacer posible este proyecto que siembra semilla para una ciudad en la que florezca una cultura de la legalidad, bajo la sombra solidaria de una ciudadanía activa y participativa, consciente de los sacrificios y luchas del pasado reciente. Esta es una invitación a que la ciudadanía haga suyo el relato de su propia historia.

Como sociedad no podemos aplazar más un trabajo articulado que nos asegure la no repetición. Nos propusimos abrazar nuestra historia, interpretarla y sacar luces de ella, para trazar un camino como sociedad, ése que el dolor nos ha dicho tantas veces, que debemos seguir….

Derribar el Edificio Mónaco fue el inicio físico y simbólico de la verdadera demolición que tenemos que hacer como sociedad.

La memoria es una construcción social y no depende de una estructura física, máxime, cuando se convierte en un homenaje al mal …

Nos propusimos darle continuidad a esta conversación y reflexión necesarias para una ciudad.  

Una invitación para hacer un compromiso colectivo con la no repetición.

Los procesos de memoria no terminan, los vamos construyendo todos los días…

Luego de un riguroso trabajo en equipo y de la mano del Museo Casa de la Memoria creamos Medellín abraza su historia, la iniciativa que nació de una profunda reflexión sobre el pasado reciente y doloroso que vivió la ciudad y los motivos por los cuales esta capital ha sabido levantarse luego de sus horas más oscuras.

Memoria y legalidad son dos palabras que describen este camino.

Medellín abraza su historia se pregunta por el futuro de Medellín, entendiendo que, para trazarse un camino, hay que mirar el pasado. Es común que las sociedades que han vivido el conflicto de manera tan fuerte no quieran recordar el dolor. En el caso de la capital antioqueña, hay muchas heridas abiertas, pero ya han pasado algunos años desde las décadas de 1980 y 1990, cuando se vivieron los momentos más duros.

Por eso, con alguna perspectiva, se hace necesario volver al propio pasado para lograr una transformación social de manera articulada y participativa que aún está pendiente.

El narcotráfico nos trastocó los valores, pero entonces se fortaleció la ciudad resistente y resiliente.

En 1991 fuimos la ciudad más violenta del mundo, el narcoterrorismo nos llenó de ausencias pero no de olvido.

Hemos querido tributar y hacerle un homenaje a los héroes y a las víctimas de una época que nos duele, brindarles su lugar en un relato pocas veces escuchado desde estas voces.

GRACIAS a quienes decidieron, decidimos, no abandonar la ciudad en el momento en que nuestros aeropuertos y terminales se convirtieron en el emblema de una misma larga despedida. Gracias a quienes resistieron, a tantos colectivos culturales que con su palabra y arte resonaron más fuerte que las balas. Y gracias a quienes lo siguen haciendo. A los empresarios que sumaron a generar empleos. Gracias por sus inversiones millonarias para que Medellín sea la ciudad que hoy es. A los líderes políticos y sociales y a la Academia, gracias por su apuesta continua a la transformación social.

La realidad distinta de hoy pasa por aplicar, con los jóvenes y niños, lecciones aprendidas para que esto no se repita nunca más…

Abrazar la historia no es mimarla, es, si se quiere, todo lo contrario, es develar, es esculcar, prender reflectores que permitan obtener las bases para la no repetición. La memoria tiene que convocarnos a la acción… para construir. Una memoria edificante para nunca olvidarlos, para tenerlos presente, para que la memoria no sea sinónimo de archivo sino de página abierta. Ustedes que ya escucharon la historia que se contó no sigan ahí sentados pensando que ya pasó…

Esta memoria no puede ser vengativa, tiene que ser una memoria en pie de alerta, una memoria que en este punto de Inflexión nos trace un nuevo camino, usemos la memoria, no para seguirnos lamentando sino para recobrar la ética.

Como objetivos principales la iniciativa pretende desestigmatizar a la ciudad, honrar las víctimas, trabajar en los valores éticos en los niñ@s y en sus referentes y sueños e  invitar a la ciudadanía a una profunda reflexión como sociedad, así como contarles a nuestros visitantes la historia de la mafia desde el lado del dolor y las víctimas.

Distintas acciones urbanísticas, simbólicas, educativas, artísticas y comunicacionales son herramientas propias de esta estrategia participativa que además invita a todos los actores de la ciudad a trabajar de manera articulada en hacer Memoria.

El derribo del derruido edificio Mónaco fue el momento de inflexión en nuestra historia. Se convirtió, a la vez, en el primer instante del memorial en honor a las víctimas que ya hoy ocupa ese mismo lugar, donde son los nombres y no los alias, los protagonistas del valor de esta ciudad.

Sobre la superficie que sirvió de base para soportar oscuridad, ilegalidad y muerte, hoy emerge un espacio para las voces casi nunca escuchadas.  Un símbolo que representa la voz de quienes tuvieron la palabra, la verdad y la decencia, e incluso el dolor, como argumento y no las armas, la ilegalidad y el afán desbocado de dinero, como instrumento de poder.

Hoy el Parque Conmemorativo Inflexión ocupa el vació y nos cuenta la historia de los héroes, resistentes y víctimas que no permitieron que la ciudad fuera vencida por las violencias del narcotráfico.

Todos los héroes y heroínas a quienes hoy honramos, sacrificados por proteger nuestro país, dieron su vida por los valores que históricamente han sostenido la sociedad.

Los procesos de memoria alrededor del mundo nos enseñan que los lugares para hacer memoria deben estar dedicados a quienes sufrieron. Este espacio les da luz a sus historias y memorias y es una invitación a que se convierta en un espacio para el patrón del bien.

Hoy 9 de abril, Colombia conmemora el “Día nacional de la memoria y la solidaridad con las víctimas”.

En esta época de reflexión y recogimiento quise compartir este texto para que llegue a muchos corazones. No saldremos igual. Tampoco deberíamos. Ser ciudadanos conscientes de nuestros actos es lo que debemos salir a hacer cuando pisemos de nuevo la calle. Tal vez, más que nunca, es hora de trabajar con decisión en inculcar los valores de la legalidad y la empatía en nuestras generaciones del presente.

Pensar dónde nace la problemática que tanto nos molesta, esa que nos muestra la televisión como espejo. No es Netflix, con su serie Narcos, no es el extranjero que viene a meterse un pase de cocaína a la tumba del narco, no es la televisión con sus series. Nos perturba y mucho y lo entiendo.

Somos nosotros quienes no nos indignamos con tanto dinero fácil que ronda por nuestra sociedad, somos nosotros quienes somos incapaces de entender que hacemos parte del problema también.

Somos nosotros quienes no hemos hecho el esfuerzo suficiente y articulado para que en cada esquina la memoria nos genere respeto por las víctimas y por tanto dolor, nosotros quienes no les contamos en el colegio a los niñ@s la historia reciente. Somos nosotros quienes les pagamos a las mujeres de los narcos para que sean las portadas de revistas, presentadoras de noticias, imágenes de las grandes marcas. Y entonces me pregunto, ¿porqué nos indigna tanto la ficción?

Po eso este es un trabajo que no da espera. Porque los valores se trastocaron y es hora de tomar un nuevo camino.

Medellín necesita poner la luz en quienes son los referentes de los valores de la decencia, de la época que vivimos en los más oscuros años, y en los de hoy para inspirar a las nuevas y futuras generaciones.

No podemos permitirnos más que los sueños de nuestros niñ@s sean solo el dinero y no el propósito. Sueños de opulencia, derroche, ostentación.

Esta generación tiene la gran oportunidad de hacer de este un mundo mejor, gracias a la tecnología y a la ciencia. Me entristece verlos en temas banales, superficiales, frívolos y materiales y además pretenciosos. Bienvenido el éxito, pero sin pretensión. Espero que el Covid-19 les deje a ellos también su aprendizaje. 

Hay que buscar un lugar más justo para todos. Apreciar y valorar lo que a mi juicio sí vale. Los sueños, los propósitos de vida y no el tener. Es momento de quitarle el peso y la fuerza a tanta estupidez. Esas no pueden ser las aspiraciones de nuestros jóvenes, fama, tener y parecer. Hay que SER. Entender el rol dentro de la sociedad.

Es momento del balance. Es momento de exigirles de una vez por todas a los políticos y de sancionar como corresponde la corrupción. Es la hora de VOTAR con decencia. Pensar en lo colectivo, no en lo individual.

Me parece una maravilla que los nin@s estén en casa y que sus adultos protectores les puedan enseñar sobre estos temas para que tomen conciencia, pues en sus manos está el cambio. Esta cuarentena nos ha mostrado que somos vulnerables y que salta la necesidad que tenemos los unos de los otros.

Por esto, esta iniciativa propone acciones en la academia, que impacten a los niños y jóvenes de nuestra ciudad.

De la mano de expertos, liderados por la Alcaldía y el Museo Casa de la Memoria, artistas, empresarios, arquitectos, historiadores, operadores turísticos, nos hemos unido para trazar estas acciones que impacten a los públicos: ciudadanos, niños y extranjeros.

Gracias a la ciudadanía a través de sus impuestos, los Empresarios de la ciudad y el Gobierno Nacional Medellín abraza su historia debe tener continuidad. Tenemos mucho por lograr y ahora con esta coyuntura tendremos el reto de saber dónde están las prioridades.

Pero sin duda la invitación es a que cada ciudadano se apropie de esta invitación para así convertirla en una verdadera transformación cultural.

Parque Inflexión

Son acciones de Medellín abraza su historia:

  • Formulación de trabajo pedagógico con los colegios públicos y privados de cátedras de memoria. En mi Colegio, Medellín abraza su historia. Todos los materiales de educación están, en forma digital, en la plataforma para su uso de manera libre: www.medellinabrazasuhistoria.com
  • 200 mil niños de la ciudad conocieron la historia el año pasado. Ahora hay que llevarlo a     todos los rincones.
  • Trabajo para articular los Recorridos de la Memoria y la Transformación para extranjeros y ciudadanos con narrativas de memorias de violencias, sus héroes, resistentes, valientes e inocentes. Una historia narrada desde el punto de vista de nuestro dolor y desde la cultura y de la mano de los territorios.
  • Trabajo para lograr la expansión del Museo Casa de la Memoria con sala permanente sobre la historia del narcotráfico. Anunciamos el apoyo del gobierno nacional a través de Fontur. Ese apoyo será para toda la obra de infraestructura de expansión del Museo.
  • Producción del documental Reescribir a Medellín, dirigido a jóvenes y que se puede ver en el canal de YouTube de Telemedellín.
  • Producción de la serie ¿De qué te reís?,serie de humor de Telemedellín, a partir de formatos como stand up comedy y el sketch, en la que se hace una crítica sobre la visión que la sociedad tiene ante los hechos de violencia que marcaron la historia de Medellín
  • Producción de la serie Caramelos Escasos, de Telemedellín, miniserie de héroes locales, gente de acciones de bien.
  • Cómo se hizo Medellín abraza su historia, documento audiovisual de 28 minutos que narra el paso a paso de la iniciativa.
  • Producción del documental Sueños de Memoria, en alianza con Caracol Televisión, qué se verá este año. Las voces de héroes y víctimas que dejan el olvido para ser visibles.
  • Trabajo con los Artistas de la ciudad para construir reflexión, crítica y narrativa y que estarán en la Ruta de la Memoria y en el Museo Casa de la Memoria.
  • Tranvía de la Memoria.
  • Historias para no olvidar, un ejercicio periodístico de memoria, contenido en un libro que cuenta otras experiencias en el mundo, los principales hechos asociados a la violencia del narcotráfico, los héroes que defendieron los valores como el compromiso con la política y la libertad de prensa; y las resiliencias civiles, artísticas, políticas y del sector empresarial que enfrentaron la violencia.
  • Avances de Parceros programa para acompañar a jóvenes en riesgo y propiciar un mejor futuro.
  • Soundwalkrs-audioguía La iniciativa tiene como complemento una guía virtual. Fue presentada en la Dedicatoria del Parque Conmemorativo Inflexión. Ofrecemos a los turistas y a los locales la mejor manera de conocer esta historia de dolor de manera fácil, ágil y atractiva, a través de ilusiones auditivas. Medellín se convierte en protagonista de una experiencia inolvidable contada por los protagonistas de esta historia. En voces de víctimas podremos recorrer el Parque Inflexión.
  • Creación de Fondo de Educación entre la empresa privada y la alcaldía de Medellín para acompañar jóvenes en riesgo y propiciar un mejor futuro a través del proyecto Parceros.

Los invito a ingresar a la plataforma www.medellinabrazasuhistoria que alberga toda la relatoría de la investigación, los hitos, los hechos. Un espacio para conocer la historia de cada héroe, víctima y afectado por el narcoterrorismo, videos pedagógicos, entrevistas a personajes de la época, familiares, víctimas, resistentes.  Compártelo con las nuevas generaciones a quienes esta historia nunca les tocó.  Enséñales. En esta cuarentena podrás sensibilizar a tus hijos y familiares al respecto.

Esta ciudad innovadora, resiliente e industrial que acoge a extranjeros, turistas y ciudadanos tiene el reto de saber contarse. ¿Nos esperan otros 25 años? Tal vez mejor no.

@medellinabrazasuhistoria

www.medellinabrazasuhistoria

Manuel Villa

Cathalina Sánchez y equipo Museo Casa de la Memoria

Juan Mosquera

Luis Alirio Calle

Liliana Vásquez

Federico Villegas

Paulina Patiño

Verónica Suárez

TeleMedellín

Empresarios

Paula Jaramillo

Equipo Grupo Trébol Comunicaciones

César Zapata

Luz Elena Naranjo

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: